Consejos para invertir

¿Tienes algo de dinero ahorrado y te gustaría rentabilizarlo? ¿No quieres que la inflación reste valor a tus ahorros? ¿Estás listo para invertir, pero sabes cómo empezar? Desde el blog de iBAN Wallet vamos a enseñarte algunas pautas básicas para invertir con éxito:

  • A la hora de invertir es importante marcarse unos objetivos de rentabilidad de nuestra inversión (realistas) y tomar nuestras decisiones en función de estos objetivos. Debemos tener claro que queremos conseguir y qué caminos tenemos disponible para alcanzar nuestras metas.

 

  • Debes tener claro cuál es tu grado de aversión al riesgo. Por lo general las inversiones que dan mayor rentabilidad en menos tiempo tienen un riesgo asociado mayor que otras inversiones. Debemos tener claro que parte de nuestros ahorros queremos invertir y analizar el peor escenario, es decir que tu inversión no salga bien. Si este escenario supone un problema importante en tus finanzas personales, entonces tu aversión al riesgo será mayor y tus inversiones deberán encaminarse hacia modelos donde el riesgo sea minimizado, sacrificando parte de la rentabilidad.

 

  • No te quedes con la primera propuesta de inversión, busca entre diferentes opciones, y analiza con detenimiento cada una de ellas, para conocer sus fortalezas y debilidades. Plataformas como iBAN Wallet facilitan esta tarea enormemente al reunir en un solo lugar multitud de instrumentos financieros y modelos de inversión. En lo que se refiere a fondos de inversión, desde iBAN Wallet puedes contratar más de 7000 fondos de inversión diferentes.

 

  • Si es la primera vez que inviertes es muy recomendable que acudas a un especialista. En este caso, desde iBAN Wallet, tienes disponible a un extenso equipo de gestores patrimoniales, con amplia experiencia y conocimiento en lo referente a la gestión de inversiones.

 

  • Deja que el dinero produzca, realiza inversiones a medio y largo plazo y no rescates los beneficios antes de tiempo. Aunque una de tus elecciones tenga liquidez diaria y, por lo tanto, posibilite la retirada en cualquier momento, organízate para que eso no sea necesario.

 

  • No mezcles finanzas personales con las finanzas de tu negocio. De esta forma es más fácil tener claro cuáles son los ingresos reales de tu negocio y la situación de tu economía doméstica, de esta forma podremos tomar mejores decisiones a la hora de invertir.

 

  • Ahorra en las pequeñas cosas. En muchas ocasiones destinamos pequeñas cantidades económicas a gastos diarios, superfluos, estos gastos que parecen no repercutir en nuestra economía general pueden suponer una cantidad importante al final de mes. Este dinero podría ser invertido, en lugar de destinarse a gastos innecesarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *