¿En qué consiste la gestión de cartera discrecional?

La Gestión Discrecional de Carteras es un servicio de inversión que consisten en delegar en profesionales expertos en inversión, la gestión del patrimonio que deseamos invertir, con el objetivo de conseguir maximizar la rentabilidad de nuestra inversión tanto desde un punto de vista financiero, como fiscal.

Desde un punto de vista funcional, el experto invertirá siempre que tenga nuestra aprobación en diversos productos e instrumentos financieros, buscando aquellos que ofrezcan mejor relación rentabilidad/riesgo teniendo en cuenta el perfil de inversor del cliente. Las posibilidades de inversión en este aspecto son muy diversas. Algunos de los instrumentos en los que se puede invertir son:

Fondos de inversión: Fondos de inversión clásicos, fondos de fondos, Hedge Funds, Fondos de inversión libre, etc

Renta Fija: Tales como deuda pública y bonos soberanos, deuda corporativa, ordinada, subordinada, high yield, estructurada, etc

Renta Variable: Comprende acciones ordinarias, acciones preferentes, préstamos de títulos, ADR, ADS, etc.

Activos monetarios: Tales como depósitos, pagares, etc

ETFs o fondos cotizados: Fondos índice sobre diversos tipos de activos.

Productos estructurados: Como Derivados OTC, estructuras a medida sobre diversos subyacentes, etc.

En función de sus características podemos encontrar diferentes modelos de gestión de carteras, el modelo estará íntimamente ligado al perfil del inversor:

Cartera conservadora: Es un tipo de Cartera global en el que prima la seguridad frete a la rentabilidad. Es decir, la rentabilidad es menor, pero el riesgo es pequeño. La inversión se realiza en una diversidad de tipos de activos invirtiendo solo un 5% en Renta Variable y Derivados financieros.

Cartera moderada: Este tipo de Cartera global está pensada para perfiles de inversor menos conservador, se busca la rentabilidad, limitando en cierta manera el riesgo. En este tipo, los activos invertidos en Renta Variable y derivados financieros, ascienden al 25% del total de nuestro patrimonio invertido.

Cartera dinámica: Las Carteras Globales de este tipo está pensada para perfiles menos conservadores, buscan rentabilidad elevando el nivel de riesgo. La inversión se realiza en todo tipo de activos, reservando un 50% para Renta Fija y un 50% para Renta Variable y Derivados financieros.

Cartera Arriesgada: Este tipo de Cartera global está pensada para perfiles poco conservadores, que buscan alta rentabilidad y con poca aversión al riesgo, el grueso de la inversión, entorno al 75% se destina a activos de Renta Variable y Derivados.

Muy Arriesgada: Este tipo de Cartera está pensando para perfiles de inversor que buscan la máxima rentabilidad, y en consecuencia asumiendo riesgo. La inversión de patrimonio se destina exclusivamente a Renta Variable y Derivados.  El experto realiza las inversiones mediante una minuciosa selección y mediante la rotación sistemática de los activos, para minimizar el riesgo en la medida de lo posible.

En el servicio de Gestión de Cartera Discrecional de iBAN Wallet, nuestros expertos, altamente cualificados y con años de experiencia,  se centran en las necesidades y preferencia de nuestros clientes para alcanzar los objetivos que los mismos persiguen a la hora de rentabilizar su patrimonio y sus inversiones.

Para garantizar la calidad del servicio y su transparencia iBAN se encuentra sujeto a una doble supervisión, por un lado, de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y por otro de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *