¿Qué son los Planes Individuales de Ahorro Sistemático?

Tradicionalmente se han conocido por sus siglas (PIAS) y conceptualmente se fundamentan en un híbrido entre los planes de pensiones tradicionales y los seguros de vida. Se trata de un producto de ahorro-inversión a largo plazo cuyos beneficios se pueden percibir como una renta vitalicia asegurada.

El objetivo que generalmente se persigue con este instrumento, es la constitución de un complemento a nuestro plan de pensiones o a nuestras prestaciones del sistema público de pensiones.

Esta modalidad de seguro, nace a raíz de la Ley 35/2006 de 28 de noviembre, que entró en vigor el 1 de enero de 2007.

Para que un seguro de ahorro-inversión pueda ser considerado como un PIAS , debe reunir las siguientes características:

– El tomador del seguro, el asegurado y el beneficiario del mismo, deben ser la misma persona.

– En las condiciones de la póliza debe aparecer de forma expresa y notoria la condición de Plan Individual de Ahorro Sistemático, así como sus siglas (PIAS).

– Como forma sui géneris de seguro de vida, los PIAS deben ofrecer un capital asegurado en caso de fallecimiento del titular.

– Por lo general la rentabilidad ofrecida es similar a la de la deuda pública, ya que las cantidades aportadas se suelen invertir en este tipo de productos.

– Solo se puede contratar un PIAS por persona y las aportaciones podrán ser periódicas o esporádicas, pero las cantidades aportadas no pueden superar los 8000 euros al año, y las aportaciones totales realizadas al seguro no deben superar los 240.000 euros por contribuyente. Estos límites son compatibles con otros productos de ahorro como los planes de pensiones, de previsión, etc.

– El principal atractivo de los PIAS radica en su fiscalidad, ya que ofrece una serie de ventajas que otros productos no ofrecen. Todos los rendimientos generados desde el pago de la primera prima hasta el inicio del cobro de nuestra renta vitalicia, estarán exentos de tributación, de esta forma se va tributando en función de lo que se va cobrando periódicamente. Además, la cantidad a tributar dependerá de diversos factores como el tiempo transcurrido desde la constitución o la edad del cliente en el momento del rescate.

– En los PIAS podemos rescatar nuestro dinero en cualquier momento, sin embargo, si lo rescatamos antes de los 10 años, perderemos las ventajas fiscales de esta modalidad de seguro.

– Con los derechos que vamos acumulando se constituirá una renta vitalicia asegurada, la cual se puede empezar a percibir una vez transcurridos los 10 primeros años.

– Los seguros de vida formalizados con anterioridad a la puesta en marcha de la ley, Ley 35/2006 de 28 de noviembre, podrán transformarse en PIAS siempre que cumplan con los requisitos establecidos para los PIAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *