Las tendencias tecnológicas que están transformando la banca

La irrupción en el mercado financiero de las empresas FinTech está provocando una serie de transformaciones radicales en la banca tradicional. Estas transformaciones tienen por objetivo conseguir adaptarse al nuevo escenario, y poder competir con estas nuevas empresas, que cada año se merienda un pedazo más grande del pastel de los clientes que tradicionalmente acudían a la banca en busca de servicios financieros.

Pese a las numerosas restricciones, la subida de las empresas FinTech es ya imparable, tanto en banca de consumo como en banca privada y de gestión de patrimonios. En España contamos a día de hoy con unas 200 empresas de este tipo y su número sigue creciendo, al igual que sus clientes. En el ya lejano 2014 la inversión en FinTech en el mundo llegó a los 13.000 millones de dólares, y desde entonces la inversión se ha multiplicado por 2. A finales de 2017 la inversión superaba ya los 30.000 millones de dólares anuales.

En su intento por sobrevivir, la banca viene gastando 200.000 millones de dólares al año. El objetivo de modernizarse y abrazar las nuevas tecnologías y para ello tiene que seguir las tendencias marcadas por las FinTech. A continuación, esbozamos estas tendencias.

La economía colaborativa, es una tendencia al alza en el sector financiero. Este tipo de economía es ya de sobra conocida en sectores como el transporte, o el alojamiento turístico donde aplicaciones como Uber en el caso de los transportes, o Airbnb en el de los alojamientos turísticos, han causado estragos en sus respectivos sectores, modificando completamente el paradigma. Este tipo de economía colaborativa ha llegado también a las finanzas gracias a FinTech como iBAN Wallet. En un futuro próximo es posible que, si la banca no reacciona, las personas dejen de utilizar sus servicios para financiarse y acudan, por ejemplo, a iniciativas basadas en el Crowdlending, uno de los casos más habituales de economía colaborativa en las finanzas. El crowdlending como ya hemos explicado en alguna ocasión en este blog, consiste en poner en contacto sin intermediarios o con los mínimos intermediarios y mínimas comisiones, a demandantes de crédito e inversores que buscan rentabilizar su dinero.

El Blockchain o “cadena de bloques” es una tecnología que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos debido a las subidas y bajadas de precio de la criptomoneda por excelencia, el bitcoin. El funcionamiento de la mayoría de criptomonedas se fundamenta en esta tecnología, pero sus aplicaciones son casi infinitas. Muchas FinTech ya utilizan este tipo de tecnología como forma para adelgazar sus infraestructuras y ser más competitivas y muchos directivos de la banca tradicional han puesto el ojo en ella, debido a su gran potencial. Las aplicaciones van desde la validación automatizada y sin necesidades de control de transacciones financieras, hasta la automatización de procesos contractuales.

Otra de las tendencias en auge es la utilización de la Inteligencia artificial, ya se aplica para medios de detección de fraudes en pagos y en un futuro próximo estará presente en todas las actividades de la entidades financieras, permitiendo la reducción de coste y la creación de servicios más rápidos, autónomos y eficientes.

El Cloud computing es otra de las tecnologías adoptadas por las FinTech que la banca está tratando de integrar a gran escala en sus organizaciones. El Cloud computing consiste en el procesamiento y almacenamiento de datos de forma remota en una nube de ordenadores que se comportan a simple vista como una máquina tradicional. Hasta ahora el Cloud computing solo era utilizado por la banca tradicional para alojar procesos de negocios que no formaban parte de la actividad principal, en los próximos años, gracias también a la bajada del coste de alojar datos en la nube, su utilización se extenderá a todas las áreas del negocio. El Cloud computing ofrece mayores capacidades de procesamiento y almacenamiento, y mayor seguridad, lo que será fundamental para el análisis de Big Data.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *