¿Cómo pueden ayudar las Fintech al medio ambiente?

Las empresas Fintech están suponiendo una auténtica revolución en el mercado de las finanzas, gracias principalmente a sus propuestas innovadoras, basadas en la tecnología y en la democratización de los servicios financieros. Esta revolución está incidiendo a la vez en otros sectores ligados a las finanzas, que a su vez influyen en otros sectores económicos y, por tanto, a su vez también, en otras áreas de la sociedad, yendo más allá de las propias actividades económicas.

Uno de los aspectos más importantes para la sociedad, en los que puede incidir positivamente el desarrollo fintech es en la preservación del medio ambiente.

Hasta la aparición de las empresas Fintech las finanzas tradicionales encabezadas por la banca tradicional, se había preocupado poco o nada por el medio ambiente y por el impacto sobre el medio derivado de las actividades financieras que desarrollaban. Los proyectos sustentables solían ser poco atractivos para la banca, y muchas veces no encontraban la financiación necesaria para llevarse a cabo. Por el contrario, proyectos basados en la explotación tradicional y poco sostenible de los recursos naturales, obtenían financiación sin problemas. Este esquema de financiación, que se repetía sistemáticamente, conllevaba aparejado el fomento de actividades poco respetuosas con el medio ambiente, y la imposibilidad de innovar en la búsqueda de mejores soluciones.

Gracias a las Fintech los proyectos basados en la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente, pueden obtener la financiación que necesitan. Esto es posible gracias a las fintech que ponen a nuestra disposición plataformas de crowdfunding y crowdlending, es decir plataformas de financiación colectiva o de préstamos peer to peer.

Desde junio de 2016 los países miembros del G20 y otras naciones han ido implementando estrategias para movilizar la financiación necesaria para cumplir con los “Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas” que tienen como horizonte temporal el año 2030. Según el “Informe sobre el progreso de las Finanzas Verdes” de la ONU, las tendencias hacia la financiación de proyectos sostenibles encaminados a alcanzar los objetivos propuestos, crecieron en un 100% en 2016. Según este mismo informe, este aumente se debe en buena medida a la intervención en el sector financiero de las nuevas empresas Fintech y sus nuevos modelos de financiación colectiva y préstamos peer to peer.

Un ejemplo en el campo de la energía solar lo podemos encontrar en México, donde en enero de 2016 nació la “Red Girasol” una plataforma de crowdfunding enfocada esencialmente en el financiamiento de sistemas de energía solar. Gracias a esta plataforma cientos de proyectos basados en la generación de energía solar se han puesto en marcha en México y América Latina, lo que implica una importante reducción en la huella ecológica gracias a la reducción de las emisiones de CO2 al medio ambiente. Esta plataforma además de reducir la contaminación del medio ambiente también permite a los inversionistas retornos de su inversión de entre 10 y un 14% anual pudiendo realizar inversiones desde tan solo 200 pesos mexicanos, unos 9€ al cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *